¿Qué es comercio internacional?

El comercio internacional es uno de los pilares de la economía mundial. En este artículo veremos ampliamente qué es comercio internacional y cómo nos afecta a todos día a día.

En los últimos 200 años, el comercio internacional es un motor de crecimiento para el mundo. Grandes empresas han crecido y otros países han prosperado por las exportaciones e importaciones.

Comercio internacional, Comercio Exterior o Negocios Internacionales

Hay mucha confusión al respecto, pero después de mucha discusión entre los expertos, el consenso es el siguiente:

  • El comercio internacional es un concepto global que incorpora las importaciones y exportaciones de productos y servicios a nivel mundial. Es un término que tiene más pertinencia con la economía.
  • El comercio exterior es un concepto que se utiliza en los países para definir sus políticas comerciales. Generalmente se habla del intercambio de productos o servicios bilateral o trilateral.
  • Los negocios internacionales los hacen las empresas y personas físicas, cuando exportan o importan productos a todo el mundo. Un concepto más empresarial.

El comercio internacional hace referencia a todas las actividades comerciales que tienen que ver con la transferencia de bienes, recursos, ideas, tecnologías y servicios a través de los distintos países y sus mercados (forma parte de la economía).

Se realiza utilizando divisas y está sujeto a regulaciones adicionales que establecen los participantes en las importaciones y exportaciones, así como los gobiernos de sus países de origen.

Desde los tiempos de la «ruta de la seda» hasta la globalización, la importancia es:

  • Hace crecer a los países exportadores. Un ejemplo claro es Alemania y China, que han impulsado su economía con exportaciones de todo tipo.
  • Llevan nuevos productos a los países. Las especias son el perfecto ejemplo, ya que provenientes de Marruecos, la India y el Medio Oriente, han permitido enriquecer las gastronomías del mundo.
  • Mejora las condiciones para el consumidor final. El comercio, a la larga, hace que sobrevivan las empresas que producen con más calidad y en algunos casos, con menores costos. Esto provoca que el consumidor final tenga la libertad de escoger lo que prefiere.

Y por supuesto, la participación en los negocios internacionales ha permitido a los países aprovechar su ventaja comparativa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *